Mi título
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

 

Fueron años de excesos, de mucho derroche, muchas fiestas, gustos caros, cenas caras, llegué a pensar que de todo esto, trataba el éxito. No estaba yo equivocado…

Me ha costado mucho escribir este artículo sobre mí, desde que salí de esa vida siempre he intentado ocultar mi pasado. Después de darle muchas vueltas en mi cabeza, llegué a la conclusión que no importa quién fuera, sino más bien quien soy hoy en día. Creo que si contando mi historia puedo ayudar a otras personas a tomar conciencia que al final nada de eso merece la pena y que los precios a pagar son muy altos. Si consigo ayudar solamente a una persona, mi trabajo habrá merecido la pena.

Nací en un pueblo costero al sur de España y frontera con Portugal, donde hay muy buenas personas, aunque la realidad es mucho más profunda. Crecí en un ambiente hostil (No por mis padres, ellos siempre me dieron lo máximo en educación, como en valores …) Sino porque pasé demasiado tiempo en la calle y la calle es un vivero de la delincuencia. Muy temprano aprendí a buscarme la vida en ella, a través de trapicheos y negocios ilegales de los cuales una gran mayoría nos beneficiábamos y que se ha convertido en una realidad social en la zona donde yo vivo.

Siempre supe que donde había drogas había maldad y pocas cosas buenas podía aprender, claro que esto era la teoría, la realidad al final termino atrapándonos a todos. Más no fue del todo así, durante todo este proceso también conocí a muchas personas buenas y las cuales influenciaron mucho en mi vida, conocí a muchas personas que fueron como hermanos e incluso como padres y madres para mí y los cuales estuvieron a la altura en multitud de ocasiones a pesar de no utilizar las maneras adecuadas…

Me sentí perdido muchísimas veces ya que era contradictorio lo que mis padres me enseñaban a lo que yo aprendía en la calle. Empecé a ver muchísimo dinero y a mal entender lo que realmente era el éxito y que tipo de éxito quería en mi vida, sabía que las cosas que hacíamos no estaban bien pero también pensaba que lo que hacían los políticos, y muchas otras personas tampoco estaba bien del todo, y empecé a vivir en mi ley. Donde yo era quien juzgaba si estaba bien o mal lo que hacía, y aunque era consciente de mis hechos, vivía en el lema: Que tampoco tenía la culpa de haber nacido en ese ambiente, y haber aprendido desde muy pequeño a buscarme la vida de esa forma (Vivía de un modo víctima como si yo no fuera responsable de todo ello).

Empecé a entender que era la necesidad de una sociedad, nunca fui un adicto a las drogas duras pero si consumía blandas como hachís, entonces esto me ayudaba a quitarme el sentimiento de culpa, pensando que, simplemente contribuía a esa necesidad global que como el tabaco o el alcohol era una realidad, aunque lo que realmente hacía estuviera al margen de la ley.

Fueron años de excesos, de mucho dinero, muchas fiestas, y llegué a pensar que de todo esto, trataba el éxito. No estaba equivocado…

Años mas tarde, cuando los problemas empezaron a acontecer y en los cuales yo tenía mucho dinero, tanto, que amigos míos guardaban la mayor parte de él por miedo un día perderlo todo. Empecé a comprender que de nada valía el dinero si no puedes hacer nada con él. Porque el dinero en sí, no vale de nada, es simplemente un vehículo.

Poco a poco sentí que el castillo que estaba construyendo no tenia ni bases ni cimientos, sino más bien estaba en arena movediza y que en cualquier momento lo podía perder todo… No solo el dinero, sino la familia, amigos de verdad, la libertad e incluso en un peor caso la vida, y esto no era lo que yo le debía a mis padres… Ellos habían luchado toda una vida por darme lo mejor que ellos pudieron darme (Que no fue poco) y si algún día me pasaba algo, honestamente, a mi que me dieran por… Pero ellos no merecían tener que pasar por eso, de ninguna manera lo merecían… Fue entonces cuando comprendí plenamente, que aquello a lo que le había dedicada tanto tiempo y esfuerzos, no servía de nada.

Yo me había convertido por ese tiempo en un monstruo y mi ego era el que dominaba toda mi vida.

Empecé a sentirme vacío y a ver en lo que me había convertido. Mi padre siempre había dado un gran ejemplo siendo una persona muy respetada y que era realmente, en quien yo quería convertirme. Pero estaba muy lejos de esa realidad… Me sentía hueco por dentro, como si nada de lo que había hecho mereciera la pena.

Recuerdo una vez que mi padre hablo conmigo, por aquel entonces tenía 18 ó 19 años y me dijo: Hijo, no se si lo que estás haciendo está bien o mal, más bien creo que es más malo que bueno pero la realidad es que ya no eres un niño, y eso, ya no depende de mi. Sólo espero que no te estés equivocando, ya que todo lo que hagas depende de ti y si te metes en un lío (Problema) quizás ya no pueda ayudarte. Aún así sabes que siempre he creído en ti y que en positivo, siempre tendrás mi apoyo…

Dios mío, cuanto había cambiado mi vida, mi padre, la persona más importante para mí de todo el universo. Desistía de mi, se dio cuenta que ya no podía hacer nada conmigo…

Fue en ese entonces cuando comprendí que me había quedado solo. Mi padre que siempre había luchado contra corriente por hacerme ver el camino que era correcto, se rendía… Mi padre rindiéndose!

                         El fue quién me enseño a luchar y luchar sin descanso hasta conseguir mis metas

El fue quién me enseñó a vivir por un porqué en la vida, y si te quedabas en el camino daba igual, porque ese “porqué” era lo que realmente importaba.

 

El fue quién realmente me hizo ver que daba igual lo que todos pensaran, yo debía tener mis propios ideales y que si tenía que morir en mi ley creyendo en lo que era correcto, eso daba igual.

Pero la realidad era bien distinta y yo me había desviado mucho de lo que él realmente me había enseñado…

Muchas personas viven hechando días atrás, sin tener metas u objetivos por los que levantarse toda las mañanas, creyendo que su destino no depende de ellos si no de personas o causas externas, y yo que había podido tener ese aprendizaje dentro de casa, unos valores que muchas personas les hubiera gustado tener y estaba haciendo exactamente lo opuesto a lo que decía mi padre…

 

A pesar de haber comenzado a tomar consciencia de la realidad que estaba viviendo, mi proceso solo acaba de empezar. Y pasarían unos años hasta por fin haber podido darle forma a todo lo que mi padre había tratado de enseñarme durante tanto tiempo. No fue fácil, dude muchísimas veces de mi mismo, llegué a perderlo todo por mi mala cabeza. A verme muchas veces en circunstancias donde tenía que elegir  entre varios caminos y en los cuales yo dudaba cual era el correcto. A pesar de todo no desistí, le debía algo muy grande no solo a mis padres, sino a muchas personas en mi vida, uno de ellos era mi hermano el cual no se merecía ese aprendizaje.

 

Hoy día, se que tengo una misión en la vida y es la de servir de ejemplo para todos aquellos que no han tenido la oportunidad de tener unos padres como los que yo tuve, porque aunque no haya nombrado a mi madre ella también jugo un papel muy importante en mi vida al igual que mi padre. Se que si no hubiera sido por ellos, y por mi hermano quizás hoy no te estaría contando esto. Así que desde aquí les doy las gracias por haberlos podido tener en mi vida y sobre todo haber creído en mi.

 

El mayor problema que tiene la sociedad es la falta de dinero y creen que si tuvieran dinero serían felices. Pero puedo asegurarte que esto no es así, la felicidad es algo que todos tenemos dentro, algo con lo que nacemos, no necesitas comprarla con dinero, y si algún día tienes dinero y compras la “felicidad”, comprenderás que el dinero empieza a perder la importancia que crees que tiene.

 

El dinero es algo que puedes amontonarlo tanto como quieras, pero los pequeños momentos de tu vida, los cuales te hacen realmente feliz como estar con tus padres, hermanos, disfrutar cada instante como el ser único y potente que eres. Eso no se puede comprar ni con todo el dinero del mundo.

Yo aprendí esta lección, la cual doy las gracias todos los días de poder estar contándotelo como ya he dicho antes. Espero que no tengas que pasar o estés pasando por lo mismo, y si lo estás solo quiero decirte que cuentas conmigo para ayudar en lo que pueda.

Agradezco cada día por haber empezado este proyecto, el cual no solo me ha hecho ver, cual era mi vocación, sino lo que para mi es más importante, el desarrollo personal al cual me ha llevado.

 

Hoy día puedo decir a boca llena… SOY FELIZ!

 

Si tienes una experiencia parecida, algo que aportar que pueda ayudar a cualquier persona, o simplemente decir tu punto de vista. Deja tu comentario al final de la página, estaré encantado de leerlo y seguro que muchas personas le sacan provecho 😉

RECUERDA: “No importa como sea tu circunstancia actual, lo que importa es como puede ayudarte para ser quien quieres ser en la vida”

 

También puedes compartirlo en…

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Usamos cookies, entiende todo lo que necesitas saber sobre ellas al hacer Clic Aquí -> política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies