Recuerdo cuando apenas tenía 18 años y empezaba un camino que duraría más de 8, y que cambiaría por completo el curso de mi vida…

A mis 18 años años mi padre se sentaba conmigo y me decía que no sabía demasiado bien las cosas que andaba haciendo. Y que si algún día cruzaba la línea quizás él no podría ayudarme, porque ya no era un niño. Desde ahí y sumándole la muerte de un gran amigo, yo empezaba a tomar conciencia de que si en algún momento iba más lejos de la cuenta, quizás no habría marcha atrás y los precios a pagar serían muy altos, tanto, que quizás las cosas nunca volverían a ser igual nunca más.

Esta fue mi primera toma de conciencia, ya que hasta aquel momento ni siquiera me había parado a pensar muchas cosas que podrían haber cambiado el curso de mi vida para siempre…

Empecé a darme cuenta que realmente, no era feliz, y que quizás podía tener muchos bienes materiales y dinero pero esto no servía de mucho y mucho menos de la forma en la que estaba acostumbrado a conseguir las cosas. Fue en ese entonces cuando decidí que quería cambiar, aunque como sabemos, esto no es de la noche a la mañana y tendría que pasar por un proceso para el cual no estaba preparado y debía prepararme en el camino…

Empecé huyendo de mi realidad y cogiendo dinero y viajando, mi primer viaje fue a Londres donde viví por 7 meses con la idea de aprender inglés, después me fui a Los Estados Unidos de mochilero por 2 meses cruzando de la costa Este a la costa Oeste, pasando por distintas ciudades y estados, después me volví a Inglaterra a un pueblecito (Town) cerca de Cambridge donde permanecí por 5 meses, también estuve en Holanda, Marruecos, incluso estudié por dos años Comercio Internacional en Almería…

Lo cierto es que nada parecía funcionar, mientras preparaba el viaje y permanecía viajando todo iba de color de rosa, pero cuando volvía a España, todo volvía a ser igual, seguía sin encontrarme, haciendo las cosas mal,…

Simplemente el problema era que todo mi foco estaba enfocado hacía fuera, creía que la felicidad la tenía que encontrar fuera de mí y permíteme decirte, que es aquí donde empieza toda nuestra infelicidad. Todo lo que necesitamos para ser feliz está dentro de cada uno de nosotros pero yo no conseguía verlo… Le echaba la culpa a todo, menos a mi mismo, sin darme cuenta que yo era el único responsable de esa infelicidad.

El proceso fue largo y profundo y me tocaría vivir muchas cosas antes de darme cuenta de todo esto que te estoy contando, pero hay algo que también me llegó muy adentro y que me hizo tener una toma de conciencia muy profunda, y fue, cuando viaje al país más pobre que había estado hasta la fecha, Ghana (África).

En Ghana aprendí, pude afirmar y ver con muchísima claridad, que todo lo que necesitamos para ser feliz se encuentra dentro de cada uno de nosotros, cuando ves en personas, que el mejor de sus días, comían solo una vez, y no necesitaban nada para ser feliz, simplemente eran felices en cada momento, dicho de otro modo, Sabían vivir!

No como en los países desarrollados como el nuestro, que la sociedad por desgracia está sobreviviendo porque no sabe vivir y tapamos comprando y gastando dinero en cosas que en la mayoría de los casos ni necesitamos, porque pensamos que la solución a todos nuestros problemas está en la falta de dinero… Yo pasé por ahí, y cuando tienes mucho más de lo suficiente para vivir, te das cuenta que el problema persiste, porque no viene de ahí.

Cuando ves algo así, te das cuenta que estamos muy equivocados en el significado que tiene la vida. Directamente no sabemos vivirla, nacemos con mucho más de lo que necesitamos y no aprendemos el valor real que tiene la vida.

Si le pudiera decir algo a las personas que estén en la búsqueda activa de su camino es que primero, busque en su interior, que aprenda a dar las gracias por todo lo bueno que ya tiene en su vida, cuando entienda esto, todo lo demás vendrá por si solo.

A mi por el momento, solo me queda decir GRACIAS, gracias por haberme preparado una fantástica vida a mis tan solo 27 años de vida, gracias por haberme permitido tener un camino difícil pero que sin él, no hubiera podido vivir las experiencias tan fantásticas e intensas que he vivido.

Solo espero que esta reflexión pueda ayudarte a tener una toma de conciencia y te permita ver las cosas que no te funcionan en tu vida, y enfocándote en tu interior, empieces tu camino hacía una vida fantástica y que merece la pena ser vivida intensamente.

 

Si aún no has leído mi historia: Una vida llena de excesos donde el dinero acabó siendo mi peor pesadilla Clica Aquí para leerla

Un fuerte abrazo.

 Isaac.

Usamos cookies, entiende todo lo que necesitas saber sobre ellas al hacer Clic Aquí -> política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies